Muñecas Lloronas

En la imaginación de una niña pequeña una muñeca puede llorar por los mismos motivos por los que lo haría un bebé de verdad: tiene hambre, se ha hecho pipi, se ha hecho caca, quiere bracitos, le han quitado un jueguete, ha perdido el chupete…

Regala a tu hija una muñeca llorona ahora para que juegue a ser su mamá. ¡Verás que bien lo pasáis juntas!

Te puede interesar

Muñecas y bebés «reborn» con aspecto real

Otros artículos que puedes encontrar en nuestra WEB